Skip navigation

Monthly Archives: agosto 2007

Llevaba dándole vueltas a lo de hacer una bitácora de éstas de una vez, hombre, hace ya bastantes lunas. Pensé que sería buena idea abrirla el 1 de septiembre, mes de la vuelta a la vida, al trabajo, a las luces y sombras de siempre. Un día perfecto para comenzar algo, el pie derecho encima del acelerador, expectante, y la vista clavada en el muñequito verde parpadeante. Pero, y ahí tenemos un giro, al final esto asoma la cabecita hoy, 31 de agosto, verano, oh, resplandeciente. Por otra parte, confieso, avergonzado, que sí, que ha habido otras bitácoras, claro, porque siempre las hay, para qué negarlo. Uno puede esconder sus cadáveres en el armario, pero tirar el armario mejor que no, es más complicado, porque puede que roce con las paredes de la escalera o no quepa por el portal y haya que abrir las dos puertas o que el camión de los muebles no pase hasta el santo lunes. O que te digo yo, el bochorno de que lo abran, se rompa y salga todo ese nefasto pasado volando y cagándose en mi cocorota. Nadie quiere el pasado en su presente. Vamos hacia adelante, pues. Hola. Sí. Probando. 1,2,3, y cosas así.

Anuncios