Skip navigation

Monthly Archives: marzo 2008

dsc00547.jpg

Pichón apareció en el patio interior hace unas tres semanas, caído de algún nido del edificio. Sucio y tembloroso, no podía aletear, tenía tan pocas plumas que parecía un punki y picoteaba sin abrir el pico. Daba pena. Hasta ese instante habría ensartado con un palo gigantesco a todas las palomas del mundo y las habría tirado a una gigantesca hoguera, pero cuando lo vi ahí, tan desorientado y dando esos saltitos, sentí que había que hacer algo por Pichón. Le contruí un hogar con la caja de un microondas y empecé a alimentarle con pipas de girasol (para que las plumas crezcan lustrosas) arroz (para desarrollar sus músculos) y avena (esencial para su crecimiento). También le daba agua con una jeringa, hasta que aprendió a utilizar el pico como una pajita y se puso a sorber como un niño sorbe una coca-cola.

Sí, me convertí en Ghost Dog, en un ridículo colombófilo preocupado por las idiosincrasias del palomo común. Ahora sé cuándo mudan las plumas, cómo se convierten en mensajeras, qué enfermedades pueden coger y cómo evitarlas, qué secretos esconde el buche, cuántos días pueden estar sin comer ni beber o cómo entrenarlas para robarle las joyas a la alcaldesa.

He aprendido que son unos bichos listos, y que de pichones emiten una especie de gemido asustado para luego pasar al clásico guru-guru-guru, utilizado para atraer a hembras y para defender territorios.

Pero el caso es que no sé qué hacer con él. En unos días me marcho y, como aún no vuela y en el patio sólo puede comer piedrecitas y cacas de sus congéneres, sólo se me ocurren tres opciones para su futuro:

1- Muerte por inanición.
2- Pichón en salsa.
3- Pichón en escabeche.

Así que, ¿qué hacemos con el pichón? Os lo pregunto a vosotros, lectores, si es que aún queda alguno. Pasaos por los comentarios y elegid una de las opciones, o aportad una nueva si se os ocurre. Y por si os los estáis preguntando, no, no hay asociaciones que acojan a pichones indefensos. Acogen a perros, gatos e inmigrantes, pero no a pichones. Una injusticia más de este mundo hipotecado.

Repito las opciones:

1- Muerte por inanición.
2- Pichón en salsa.
3- Pichón en escabeche.

El tiempo se agota para Pichón. Su futuro depende de ti.

Anuncios